Blog

Está inundado mi local ¿qué puedo hacer?

Si un local o una vivienda se inundan, lo primero que hay que tener claro es que no hay que perder la calma bajo ningún concepto; hay veces en las que el nerviosismo o la angustia nos llevamos a efectuar acciones contraproducentes, e incluso que acaban entrañando riesgo para la integridad física. Mantener la cabeza fría y proceder con determinación marcarán el buen camino para hacer frente a la adversidad que se ha manifestado.

Las faenas que haya que llevar a cabo dependerán de la envergadura de la anegación, así como de las características del lugar afectado y de su ubicación. Si se trata de una inundación poco peligrosa para intervenir, tal vez deberíamos poner en marcha un plan sencillo pero certero. Y es que, por muy rudimentario que pueda parecer, echar mano de unas escobas, de unos recogedores y de unas fregonas será útil para ir achicando aguas. No obstante, resulta obvio que este mecanismo un tanto casero e instintivo no siempre sirve ni se muestra eficiente.

Si el local inundado se encuentra a la altura de la calle, tal vez sí que ayude ir impulsando la concentración del agua hacia el exterior con escobas, cubos, fregonas y demás instrumentos. Y es que los cubos de la fregona, o los cubos amontonados en patios y terrazas, pueden servir en un primer momento como depósito provisional para almacenar y desplazar el agua y los barros. Eso sí, se trata de una técnica lenta, tediosa, poco resolutiva y muy casera.

La vía más efectiva y seria, la que de verdad nos sacará del entuerto que se ha presentado en el local, vendrá de la mano de los profesionales de los desatascos. Ellos dispondrán de la maquinaria pertinente para llevar a cabo un buen desalojo de agua en una inundación. Los métodos más complejos y sofisticados serán siempre más limpios, más raudos y más certeros. Los equipos punteros de desatascos y achique serán de gran ayuda en cualquier caso.

Así, podemos nombrar al compresor como una de las máquinas que más contribuirán a darnos apoyo en la anegación de nuestro local. Y es que el compresor se encargará de comprimir los líquidos o gases, de modo que acabe haciendo presión en el escenario afectado. Por consiguiente, el agua logrará una presión determinada, lo que hará sea posible ir sacándola por medio de los conductos de salida.

Igual que el compresor es una herramienta muy recomendable, la bomba sumergible también puede ayudarnos. Aunque puede tener otros usos más rutinarios, las bombas sumergibles tienen como una de sus funciones desalojar agua de aquellos espacios en los que no tiene capacidad de influencia el aire externo ni los mecanismos exógenos de salida. Será debajo del agua donde esta máquina surtirá todo su efecto.

Por lo general, estas bombas suelen colocarse en una de las arquetas del local, justo en el punto más bajo de la escena, donde el agua, por tendencia lógica, acabe confluyendo. La bomba sumergible cuenta con una boya como referencia en cada intervención; si la boya alcanza su punto más alto a causa de la altura del agua, la propia bomba sumergible se pondrá en funcionamiento de un modo automático.

Tampoco podemos dejar pasar por alto la asistencia que puede prestarnos una motobomba en situación de inundación del local. Este aparato a motor se emplea para mover o impulsar el agua desde un espacio hasta otro. Así, en una anegación de una vivienda o un local, podríamos usar una motobomba sucia, es decir, una máquina capaz de desplazar el agua acumulada, pero también el lodo acumulado, los residuos sedimentados y todas las sustancias sucias que se han mezclado con el agua.

No obstante, la bomba de vacío sigue siendo a día de hoy el mecanismo más efectivo en estos escenarios adversos. Son los camiones cuba los que más fácilmente pueden potenciar el achique del agua en las inundaciones de locales. La bomba de vacío conseguirá extraer buena parte del aire del interior de un recipiente, de modo que dará lugar a un vacío; así, por medio de un tubo comunicante, dicho recipiente podrá irse llenando de toda el agua que se ha acumulado en el local.

Los detectores de arquetas pueden ser también muy útiles a la hora de explorar vías para desatascar las tuberías o alcantarillas; habrá que tener especial cuidado al caminar entre las aguas, ya que podríamos tener un accidente grave y llegar a herirnos si metemos una pierna en una boca de tormenta o en una arqueta, invisible para los ojos bajo las aguas marrones. Eso sí, si la anegación del local es de una envergadura importante, es muy importante tener claro que son los expertos y los técnicos de los desatascos y la fontanería los que se deben hacer cargo de la situación y aportar sus soluciones.

¿Existen bombas sumergibles trituradoras aguas residuales?

A esta pregunta hay que responder de manera afirmativa, ya que sí existen bombas sumergibles que se ocupan de triturar las aguas residuales. Estos aparatos son sin duda una opción interesante a la hora de hacer frente a la evacuación de aguas residuales; ayudan a proteger a mimar las redes de alcantarillado presurizado, velando al mismo tiempo por el medio ambiente.

Estas bombas suelen ser diseñadas para evacuar los residuos que se encuentran en el agua de una manera efectiva, económica y eficiente. Las tuberías  de descarga de diámetros reducidos contribuyen a llevar a cabo este proceso en áreas urbanas, domésticas e industriales. Son ideales para ser usadas en terrenos con grandes contrastes, desniveles e irregularidades; en espacios donde sólo sea posible instalar tuberías con un diámetro pequeño; en redes de alcantarillados con características muy especiales, ya que en alcantarillados convencionales terminarían siendo costosas.

No hay que dejar pasar por alto que estas bombas sumergibles cuentan con un exclusivo sistema de trituración, el cual puede eliminar y destruir objetos que han ido acumulándose, tales como trapos, toallitas desechables o bolsas de plástico. Al mismo tiempo, estamos hablando de un mecanismo de bombeo de aguas residuales que lleva consigo sustancias fecales, elementos orgánicos, elementos industriales y demás despojos y desechos.

Estas bombas son por lo general muy robustas y polifacéticas. Son idóneas para zonas sin sistema de alcantarillado o para zonas donde los sistemas de tratamiento de residuos no son los adecuados. Y es que su mecanismo presurizado es una elección acertada para el trasiego de efluentes y de aguas residuales de las viviendas hasta la depuradora pública o hasta la red de alcantarillado.

Hay algunos modelos de bombas sumergibles de trituración que se adaptan a la perfección a tuberías de impulsión con un tamaño más reducido; de este modo se ahorra y se minimizan los costes en la inversión que tenga que hacerse. Como no podía ser de otra forma, estos aparatos aportan muchas ventajas a los usuarios, ya que logran combinar la efectividad de su uso con una protección y un respeto del medio ambiente totales.

Entre los beneficios de las bombas sumergibles trituradoras de aguas residuales podemos llegar a encontrar datos como los siguientes: se trata de modelos muy seguros y eficientes, aportan una óptima presión de descarga, cuentan con un método de corte certero y efectivo, permiten ajustar la holgura del impulsor, disponen de una clavija de cable sellada con poliuretano para garantizar la unidad del dispositivo, etc.

Las zonas urbanas o rurales con pocos habitantes y las comunidades de vecinos o propietarios no muy grandes serán los públicos objeticos de estas bombas sumergibles, las cuales se encargarán de bombear aguas fecales sin problemas. Para que el agua no entre en el motor de las bombas, éstas poseen un sofisticado sistema de cierre de cartucho, el cual se muestra muy seguro al combinarse con la clavija de cable sellada a la que nos referíamos más arriba.

Se trata de aparatos que año a año van perfeccionándose, de modo que el procedimiento del corte y trituración cada vez es más infalible y certero. Además, para que el corte deje de ser eficaz, las piezas pueden reemplazarse de una manera muy fácil. Así también es posible agilizar todo el proceso de mantenimiento de la propia bomba y evitar periodos de estancamiento o de paralización.

La bomba puede incluir una tubería de descarga fija o, por el contrario, llevar una manguera flexible que se adapta a determinados escenarios. También pueden montarse extensiones que salgan de las patas del aparato, de manera que la bomba logre garantizar una aspiración libre y combata los posibles atascos y agarrotamientos. La instalación sumergida puede contar además con un sistema de auto acoplamiento con tubos de guía, lo que supone que se pueda expulsar el aire acumulado cuando que en posición inclinada.

Y es que hay bombas sumergibles de trituración de aguas residuales en muy diferentes modelos, en muy distintos tamaños y con muy variadas funcionalidades. Algunas incluyen interruptor de nivel para el achique de aguas que están parcialmente sucias, otras están pensadas para aplicaciones que distinguen entre agua de mar o agua dulce, otras se centran en el achique de aguas fluviales, etc.

En cualquier caso, la pregunta de si existen o no bombas sumergibles trituradoras para aguas residuales queda más que contestada, una vez que hemos repasado la realidad que suponen en nuestros días estos aparatos; con estas bombas es posible achicar y triturar los residuos de aguas fecales, eso queda más que claro. No obstante, antes de lanzarnos a adquirir las bombas sumergibles, tal vez sea recomendable pedir información y asesoramiento a los expertos del sector. Seguro que cualquier técnico u operario cualificado del mundo de los desatascos sabe qué modelo se puede ajustar más a cada determinada instalación, lo que resolverá muchos quebraderos de cabeza a los usuarios.